ARANTZAZU CON

PEIO ZABALA

Fraile franciscano, escritor, presentador de radio, aficionado a la música y meteorólogo

Toda una vida en

ARANTZAZU

Cuando decidimos que nuestro viaje iba a empezar desde Euskal Herria, le dije a Carlos que teniamos que ir a Aranzazu. Estabamos tan agobiados de la ciudad que, soñabamos con lugares remotos y aislados. Necesitabamos respirar ese verde vasco que en primavera hace que casi duelan los ojos. Aranzazu cumplia perfectamente esas y otras muchas características. Porque Aranzazu es un sitio al que volver, un refugio donde sanar.

(ANEXO) Tal y como lo describen desde la Fundación Aranzazu:

“Arantzazu es desde hace más de 500 años un Santuario cuidado por los Franciscanos. Se ubica en el Parque Natural Aizkorri-Aratz, en el corazón de Euskal Herria. Además de ser un referente para la fe del pueblo y de los peregrinos, guarda en su seno una parte sensible del alma vasca y de su historia. Arantzazu representa ha sido enraizamiento en la cultura y la lengua vasca, amor a la naturaleza, sobriedad y respeto supremo por el valor de la persona.

Arantzazu se ha fraguado en un marco natural irrepetible, en torno a los principios inspiradores del franciscanismo y en adaptación constante a las transformaciones socio-culturales de cada etapa sin perder su identidad. De este modo, además de en referente religioso, Arantzazu se ha constituido en una referencia de espiritualidad, cultura, arte, naturaleza, ética, diálogo y paz. Tal vez por todo ello, Arantzazu ha sido en distintas etapas de su historia un manantial de creación artística, cultural, de pensamiento y principios para la sociedad.”

Además en Oñati, a las faldas de Aranzazu habiamos dejado muy buenos amigos del Ilunpetan Argazki Taldea. Queriamos visitarlos, recodar con una caña las aventuras del año anterior mientras montabamos la la exposición de El Bosque Dormido dentro del Festival Argi de fotografía. 

Y así, nos plantamos a primeros de mayo, un mes despues de haber salido de Barcelona, en Oñati con la idea de pasar unos días. Nos recibieron con los brazos abiertos en el inicio de la temporada de las fiestas, y nos dieron la manera de contactar con Pello Zabala.

Pello Zabala se podría decir que es el Fraile vasco más conocido y querido por el pueblo. Queríamos conocerlo porque intuíamos su estrecha relación con la naturaleza. Así  tras hablar con varios frailes de Aranzazu, conseguimos hablar directamente con Pello y concretar una cita para conocerlo e invitarlo a participar en el proyecto WHO LIVES THERE?

Pero antes de ir a conocer a Pello pasamos el fin de semana en Oñati disfrutando de las fiestas y revistamos la expectacular cueva de Aitzulo.

Al encuentro de Pello (en Aranzazu)

Con la Bitxa siempre tenemos que ser previsores, por lo que conociendo el puerto que teniamos que subir, preferimos llegar un día antes de la entrevista con Pello, para evitar imprevistos de ultima hora, y sobre todo para empezar a empaparnos del lugar.

La experiencia de Aranzazu empieza antes de llegar. Subiendo desde Oñati, las montañas, las paredes de piedra, los buitres volando, el verdor… resulta embriagador. Nuestras caras cambian, se relajan, nos miramos, sonreimos… era esto! Era esto lo que tanto habiamos añorado! Al final del camino, aparcamos y llenamos los pulmones de aire limpio y fresco. Ese aire fresco de altura…. ah….!!(suspiro)  alimenta esa embriaguez del camino!

Al mirar hacia el santuario, sin embargo, se te corta la respiración. Es simplemente espectacular! Poco a poco te das cuenta de que es un lugar en el que se respira verdadera paz. Solo interumpida por el canto de los tordos y las campanas que entonan una melodia tradicional. 

(ANEXO) 

Breves apuntes sobre el santuario:

El santuario ha ido transformandose debido entre otras razones a tres incendios en sus 500 años de existencia, por lo que no ha dejado muchas reliquias ni documentos. Entre 1950 y 2005, en diferentes etapas, ha soportado los cambios que hoy en día podemos ver. Transformaciones que firman Sáenz de Oiza y Luís Laorga, Jorge Oteiza, Lucio Muño, Eduardo Chillida, Javier María Álvarez de Eulate, Néstor Basterretxea. La obra de la basílica de Aránzazu ha sido reconocida internacionalmente y ha obtenido varios premios importantes. Algunos de las obras que más llaman la atención son la talla en punta de diamante, el friso de los apóstoles de Oteiza, el ábside decorado por Lucio Muñoz (y llamado por algunos la Capilla Sixtina del siglo XX), los murales de la cripta pintados por Néstor Basterretxea, o la propia nave, que vista desde el altar, tiene la semejanza de un barco.

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been the industrys standard dummy text ever since the 1500s, when an unknown printer took a galley of type and scrambled it to make a type specimen book.

(ANEXO)

“Cuenta que desde niño fue muy buen estudiante, parece ser que su madre le enseño a leer cuando aun gateaba, y su nivel de catecismo era superior al resto de los niños cuando hizo la primera comunión. A los 7-8 años tenía claro que le gustaría vivir en Aranzazu siendo fraile. Su sueño empezó a convertirse realidad a los 10 años, cuando gracias a sus buenas notas en el colegio y el apoyo familiar consiguieron que Pello mudarse a  Aranzazu para seguir estudiando. Aunque ha pasado epocas de su vida viviendo fuera de Aranzazu, su objetivo siempre fue conseguir que le destinaran como fraile en Aranzazu; y así lo consiguió. En su juventud estudio teología, filosofía, piano, organo, composición, y euskera. “

 

NATURA NATURA  

NATURA NATURA  

NATURA NATURA  

NATURA NATURA  

NATURA NATURA  

NATURA NATURA  

NATURA NATURA  

NATURA NATURA  

NATURA NATURA  

NATURA NATURA  

NATURA NATURA  

 

 

FIN

Pello es un hombre con un conocimiento extenso en relijion, historia, tradiciones vascas, el euskera, arte, música, filosofia, naturaleza, meteorología. 

En su conversación se respira la ilusión de un joven que esta explorando lo que le rodea, que observa hasta el más minimo detalle.

Pello es el observador de Aranzazu.